Mallorca, una isla para conocer los 12 meses del año

Imagina vivir atardeceres inolvidables en playas y calas de aguas del color más puro, descubrir enclaves apartados mientras disfrutas de un crucero, pasear por los lugares más idílicos o visitar pueblos marineros y mediterráneos. Así es la isla de Mallorca, un destino ideal para visitar en cualquier época del año dónde recargar pilas, desconectar y sobretodo disfrutar.

 

En este artículo descubrirás que Mallorca es una isla más allá del turismo de sol y playa al que estamos acostumbrados. Verás que muchas actividades en Mallorca que merecen la pena, porque Mallorca es una isla para conocer los 12 meses del año.

 

¿Qué hacer en Mallorca?

 

Visitar la preciosa Palma

 

 

Sin importar dónde decidas hospedarte dentro de la isla, Palma de Mallorca es cita obligada y una ciudad por la que no te importará perderte.

La riqueza de su arquitectura, su gastronomía o sus museos harán que disfrutes de la ciudad al máximo. Las visitas que considero que no deberías perderte durante tu estancia en Palma son: La Catedral, el museo de Arte Contemporáneo Es Baluard, el Palacio de la Almudaina, Plaza Mayor o la Lonja.

 

Rafa Nadal Museum Xperience en Manacor

 

 

Si eres fanático del deporte y más concretamente del tenis, esta es una parada que no puedes dejar de hacer durante tu estancia en la isla.

El museo se divide en 2 plantas donde podrás divertirte, emocionarte, y aprender gracias a la tecnología interactiva. El museo se enorgullece de ser el único exhibidor de los premios ganados por el propio Nadal.

La entrada al museo cuesta 15 euros.

 

Coasteering

 

 

El coasteering no es una vía ferrata ni es senderismo. Es una combinación de ambas actividades donde puedes descubrir mar, montaña, bucear o realizar tirolinas acuáticas. Es la mejor manera de descubrir la Mallorca más salvaje, haciendo un deporte que nos aporte una buena dosis de adrenalina y pasándolo pipa con nuestros amigos. Existen varios niveles de dificultad. Seguro que no lo habías pensado nunca y ahora la idea te enamora. ¿Te atreves?

 

Avistamiento de delfines en Paguera

 

que hacer en mallorca

 

Al visitar Mallorca, lo primero que se nos pasa por la cabeza son las ensaimadas y no se suele caer cuando visitamos la isla tenemos la oportunidad única de realizar una salida para avistar delfines en su hábitat natural.

Existen infinidad de empresas que organizan este tipo de salidas y dependiendo de la época del año pueden incluir la posibilidad de darse un baño y realizar snorkelling. Como ves, es además una excursión apta para toda la familia. Además, también la mayoría de excursiones ofrecen la posibilidad de contratar la comidas a bordo. Una de las opciones más recomendadas es la salida e en catamaran desde Puerto Pollensa para combinar el avistamiento de delfines con la salida del sol, será algo que nunca olvidarás. En el catamaran, a diferencia de en barco, podrás ver los delfines desde mucho más cerca, y tomar excelentes fotos.

 

Ruta del vino Binissalem DO

 

 

Los amantes del vino también tienen una cita ineludible con la isla mallorquina pues la tradición vitivinícola se refleja a través de la denominación de origen Binissalem. La DO la integran Santa Maria del Camí, Consell, Binissalem, Santa Eugènia y Sencelles. Su tradición viene de época romana, que no es moco de pavo.

Te invitamos a descubrir la comarca a través de sus bodegas y el legado del vino a través de pueblos pintorescos, paisajes de ensueño y una gastronomía maridada con unos vinos singulares y únicos propios de una isla sin igual.

 

Cuevas del Drach

 

 

Esta salida es un “must” para cualquier visitante que quiera conocer la isla pues su belleza natural está además llena de historia.

Las Cuevas están ubicadas en Porto Cristo, Manacor y constan de cuatro galerías intercomunicadas que cuentan además con el lago subterráneo más grande de toda el Europa.  Visitarlas te tomará una hora aproximadamente y podrás disfrutar además de un paseo en barca y un concierto de música clásica. ¡Una auténtica delicia!

 

Sóller

 

 

Se trata de uno de los pueblos más bonitos de la isla e incluso, de España.

Paseando por sus calles podrás sentir en tu piel la historia de una de las poblaciones más remarcables de Mallorca. Su desarrollo vino dado por sus naranjas y vinos, productos que eran exportados en su mayoría a Francia. Es por este motivo, que no dejarás de ver la influencia del país galo.

Otros atractivos a visitar son la iglesia parroquial de San Bartolomé,el Museo Balear de Ciències Naturals, el mercado municipal, la estación del ferrocarril o el Museo Etnológico.

Puedes llegar al pueblo de Sóller desde Palma utilizando su histórico tren en un recorrido idílico atravesando la Sierra de Alfàbia.

 

Castell d’Alaró

 

 

Este magnífico castillo se encuentra a 822 metros de altura y ofrece unas vistas panorámicas que dominan prácticamente la isla entera. Se trata de uno de los enclaves más emblemáticos de la isla de Mallorca pues históricamente servía para proteger y defender la isla.

Si te apetece, puedes incluso pasar alguna noche en el mismo pues su hospedería está abierta durante todo el año.

¿Se te ocurre una forma mejor de sentirte el rey del mundo?

 

Cabo de Formentor

 

 

Se encuentra en Pollensa y se trata de uno de los símbolos de la isla y uno de los enclaves más bonitos e “instagrameables” que encontrarás. Debo avisarte eso sí, de que es únicamente accesible en coche. La carretera para acceder al mirador se prolonga 18 kilómetros y es una zona de muchas curvas, pero te aseguro de que habrá valido la pena.

El mirador del cabo y el Faro serán nuestro destino final para ver unos atardeceres espectaculares, pero durante el viaje podrás detenerte (con precaución) en distintos miradores que irás encontrando por el camino e incluso desviarte a las playas de Pollensa en verano.

Una recomendación, al caer el sol suele ser un lugar donde refresca y te recomendamos que te lleves una “rebequita” si vas en época estival y un buen abrigo en época invernal.

 

Ruta de la piedra en seco

 

 

Te proponemos descubrir una Mallorca más rural haciendo senderismo a través de esta ruta que sigue los vestigios de las construcciones de piedra en seco.

Se realiza siguiendo el sendero GR 221 y te permite descubrir parajes secretos de la Serra de Tramuntana a lo largo de 167 km perfectamente señalizados. Existen distintas etapas y al final de cada una, te encontrarás con un refugio donde podrás hacer noche.

 

¿Qué te ha parecido? Hay mucho que hacer en Mallorca más allá del turismo veraniego de sol y playa ¿verdad? Cualquier época del año es buena para disfrutar de esta isla.

 

Deja un comentario