Berlín, el mayor lienzo de arte urbano del mundo

El muro de Berlín está considerado como uno de los mayores lienzos de arte urbano del mundo. Es difícil encontrar un hueco entre sus 1,3 km de longitud que no esté decorado con algún graffiti o con alguna pintada reivindicativa. A diferencia de otras ciudades, en Berlín se le ha dado mucho valor a este tipo de arte y se ha acogido como una seña de identidad de la ciudad, por lo que es más que habitual encontrarse con muestras de arte por cualquier zona, especialmente las paredes que rodean las vías de los trenes.

 

Berlín, graffiti

 

Dónde encontrar graffitis importantes en Berlin

Quizás sea por la estética de algunos dibujos o graffitis, y que muchos de ellos son para dar opiniones personales en temas políticos, religiosos y raciales, que en ocasiones este tipo de arte es considerado cercano al vandalismo. En otras palabras, hay una cantidad considerable de personas que no están conformes con este denominado “arte urbano” que se ha hecho tan popular en Berlín.
No obstante, durante los últimos años, muchos artistas internacionales del graffiti han mostrado su interés por Berlín. Tanto así, que han decidido dirigirse a esta ciudad para plasmar algunas de sus obras más reconocidas a nivel mundial, ayudando de esta forma a promocionar la ciudad. En consecuencia, hay una variedad amplia de pinturas en cada rincón de la ciudad; aquí hay algunos de los más famosos.

 

Raw Tempel

Este es un lugar que respira arte; no solo urbano, sino que también sirve como centro para manifestaciones musicales, teatrales e incluso de tatuajes. Nació con el fin de darle utilidad a un espacio abandonado, consiguiendo que las expresiones artísticas le den un toque especial de ambientación a actividades recreativas, como conciertos, cine al aire libre, talleres y hasta un gimnasio de Crossfit. Explora su galería de arte al aire libre estampada en viejos almacenes.

 

East Side Gallery

 

East Side Gallery, Berlín

El histórico Muro de Berlín no se salva de las expresiones artísticas, de hecho, casi todo lo que queda de él está cubierto de ellas. El East Side Gallery es una exposición al aire libre en el tramo conservado más largo del muro, abarcando un poco más de un kilómetro. Cientos de dibujos buscan recordarle a los visitantes los acontecimientos del pasado que marcaron a miles de personas, y dar un mensaje de esperanza y paz. Lamentablemente algunos de los graffitis se han deteriorado debido a la erosión, sin embargo, una empresa sin fines de lucro se comprometió a restaurarlos.

 

Dead Chicken Alley

 

Dead Chicken Alley, Berlín

 

Su nombre se traduce como “El Callejón de los Pollos Muertos”. Este peculiar nombre proviene de cómo se hacía llamar el grupo de jóvenes que decidió comprar este espacio, luego de la Caída del Muro de Berlín, para poder plasmar libremente sus emociones en esas paredes; ya que en aquel entonces era ilegal. El lugar está un poco escondido, pero vale la pena visitarlo. Posee una tienda, dos bares y una galería de arte que cuenta con un museo dedicado a Ana Frank, la famosa joven judía que relató sus vivencias de la Segunda Guerra Mundial en su diario. El Dead Chicken Alley se mantiene abierto gracias a las donaciones y si haces una, ganas la oportunidad de dejar algún mensaje o dibujo propio.

 

Teufelsberg

 

teufelsberg, Berlín

 

En español sería “La Montaña del Diablo”. Se trata de una montaña hecha por el hombre a base de escombros de la Segunda Guerra Mundial que mide unos 114,7 metros. Es un sitio deteriorado con aura misteriosa, pero el arte en sus pinturas coloridas le proporcionan vitalidad. Su ubicación lo hace un lugar ideal para disfrutar de fuegos artificiales o de la vista de la ciudad, así como para pasar el día contemplando las obras de artistas de diferentes partes del mundo, incluso de Sudamérica. Un detalle peculiar es que en su cima posee 2 especies de esferas elaboradas con lona que amplifican el sonido, convirtiéndolo también en un buen área para conciertos.

 

Tacheles

 

Tacheles, Berlín

 

Este edificio, que sirvió como cultivador de arte, es el claro ejemplo de la falta de perspectiva. En su buena época, antes de que cerrara en el 2012, mantenía sus puertas abiertas al público y era un centro de encuentro, donde artistas sacaban a florecer su arte en las paredes internas y externas, recitando poesía y esculpiendo. Muchos creadores de arte urbano pasaron por Tacheles e incluso fue declarado como monumento histórico. No obstante, estando en manos del Ayuntamiento, cerró y fue subastado. Cabe destacar que, aunque las personas no puedan ingresar, en su fachada sigue el recuerdo de lo que alguna vez fue y se trató del inicio de muchos en este mundo, quienes continúan con su legado en otras zonas de la ciudad.

 

Berlín es una ciudad con mucha historia, con ciudadanos y visitantes que se han encargado de dejarla plasmada en sus calles, haciendo que se diferencie de otros lugares. Sin duda, Berlín es el mayor lienzo de arte urbano del mundo.

 

2 comentarios en «Berlín, el mayor lienzo de arte urbano del mundo»

Deja un comentario