Torre Eiffel

París en un fin de semana

Articulo invitado enviado por Laura Crusellas de Wuking.

 

París es uno de esos destinos que todo viajero siente que al menos una vez en la vida debe conocer. Y con la variedad de vuelos de bajo coste que hay hoy en día, conocer la Ciudad del Amor no sólo se convierte en una tarea fácil sino además económica. ¿Es posible ver París en un fin de semana? Aunque debido a ser una de las ciudades con más monumentos, museos y espacios al aire libre interesantes parece imposible, sí que podemos ‘saciar’ nuestras ansias viajeras recorriendo París en dos días.

Llegada a París en viernes

 

Al igual que muchos viajeros trabajé el viernes por la mañana, así que en mi caso cogí el vuelo a la hora de comer y llegamos alrededor de las 18 horas a la capital francesa. Lo ideal es poder aterrizar en el aeropuerto de Orly o el de Charles de Gaulle, ya que el de Beauvais está a una hora y pico de distancia de la ciudad; por el contrario, es el que opera con compañías low cost. Reservamos un apartamento en el centro de París, en concreto junto a la Plaza de la Bastilla, lo cual nos permitió ahorrar en transporte público y acceder a la mayoría de puntos de interés a pie.

 

 

Torre Eiffel

 

Tras dejar el equipaje en nuestro alojamiento, cogimos en este caso un metro hasta la parada de Trocadero ya que era la zona turística más alejada de nuestra habitación. Nada más salir del metro se ve toda la Torre Eiffel, en ese momento además con unos hermosos tonos anaranjados puesto que estaba anocheciendo. A los pies de la torre, los turistas deben decidir dos cosas: hasta qué planta subir (la segunda o la tercera) y si quieren hacerlo a pie o en ascensor. Nuestra elección fue subir andando hasta la segunda planta y después coger un ascensor hasta la tercera (de la segunda a la tercera sólo se puede hacer de este modo). ¿El resultado? Un poco de ejercicio, ahorrar en el presupuesto de nuestro viaje y como recompensa las mejores vistas de la ciudad desde el monumento más visitado del mundo.

Al bajar, nos dirigimos hasta otro de los símbolos de París: el Arco del Triunfo. Ya era de noche, pero decidimos subir puesto que estaba abierto hasta las 23 horas. A mi pareja le costó 9 euros la entrada, a mi ningún coste puesto que era menor de 26 años en ese momento. Las vistas son diferentes a las de la Torre Eiffel pero también merecen la pena. Al bajar, recorrimos la arteria principal de París, los Campos Elíseos, ‘picoteamos’ unas deliciosas crepes y mientras nos quedamos con la boca abierta por las carísimas tiendas que la recorren. Fuimos a pie hasta nuestro alojamiento y a descansar temprano puesto que al día siguiente tocaba madrugar.

 

Sábado intensivo en París

 

Como la Plaza de la Bastilla de la Isla de la Ciudad está relativamente cerca, fuimos andando hasta Notre Dame para hacer fila a las 9,30 horas en el lateral izquierdo de la catedral a la espera de que nos dejaran subir a lo alto de sus torres. El precio de entrada fue de 8,50 euros para mi pareja y gratuito para mí al ser de nuevo menor de 26 años. Desde arriba no sólo se tienen unas bonitas vistas, sino que pudimos conocer las famosas gárgolas y quimeras de su terraza. Si vas a viajar a París durante el primer domingo de mes, te recomendamos que hagas visita este día porque siempre es gratuito el acceso a las torres en esta fecha.

 

 

Notre Dame

 

Al bajar, nos unimos a la larga fila que se había formado para entrar al interior de la Catedral, ya que además de ser una de las más hermosas de París, su entrada es gratuita; además, aunque la fila siempre es muy larga va muy rápida. La siguiente parada en nuestro recorrido era el Museo del Louvre, pero antes tuvimos que cruzar el río y conocer dos de los puentes para mi gusto con más encanto: el Puente Nuevo y el Puente de las Artes. En este último, hicimos lo que han hecho millones de turistas y parisinos, colgar un candado y lanzar su llave al Sena. ¿Un poco cursi? Sí, pero estamos en la Ciudad del Amor y aquí se permiten estas cosas…

 

 

Paris en dos dias 7

 

Candados

 

Y por fin el Louvre. La fila no era excesivamente larga ya que se acercaba la hora de comer y los turistas suelen agolparse a primera hora de la mañana. De nuevo yo pude entrar sin coste al ser menor de 26 años y mi pareja pagó una entrada de 12 euros. Estuvimos un par de horas dentro y al salir recorrimos los Jardines de las Tullerías con una crepe (de nuevo) en la mano y disfrutando de esta hermosa zona hasta que llegamos a la Plaza de la Concordia. Muy cerca de esta neurálgica plaza está otro de los monumentos más conocidos de París, la Iglesia Madeleine, a la cual accedimos a su interior ya que es totalmente gratuita.

 

 

Louvre

 

El resto de la tarde la pasamos caminando hacia la zona de la norte, en dirección el barrio de Montmartre. Por el camino visitamos por fuera la Ópera de París y las Galerías Lafayette; a estas últimas entramos a su interior. Al llegar a Montmartre nos hicimos la fotografía ‘obligatoria’ en la entrada del Moulin Rouge y cogimos aire para volver a subir escaleras hasta llegar al famoso Sagrado Corazón. Entramos al interior ya que tampoco tiene coste y nos sentamos en sus escaleras contemplando la hermosa ciudad (y recobrando el aliento). Desde allí sí que cogimos un metro hasta nuestro alojamiento e intentamos descansar temprano para que el domingo cundiera al máximo antes de regresar a España.

 

 

Moulin Rouge

 

 

Domingo: últimas horas en París

 

Como el vuelo salía el domingo por la tarde, pudimos aprovechar bastante nuestras últimas horas en París. En este caso, comenzamos el día desde la Plaza de la Concordia donde vimos desde fuera tres atractivos turísticos: el Museo de Orsay, el Gran Palacio y Pequeño Palacio. A este último entramos brevemente ya que su acceso no tiene ningún coste. Después, fuimos hacia el sur de la ciudad hasta llegar a los Inválidos, al cual entramos (mi pareja pagando una entrada de 9 euros y yo gratis). La última parada de nuestro viaje: el Panteón. Allí descansan importantes personajes franceses como Voltaire, Dumas o Marie Curie y la entrada costaba 7,50 euros para los mayores de 26 años (los demás gratis).

 

 

París en dos dias

 

Cogimos las maletas de nuestro alojamiento y hasta que llegó la hora de ir hacia el aeropuerto nos compramos los tickets del batobús. Son unas embarcaciones que recorren el río Sena mostrando a los turistas los puntos de interés que se ven desde las aguas: Notre Dame, el Louvre, la Torre Eiffel…

 

 

París

 

Y con este buen sabor de boca, nos despedimos de París con este viaje intenso pero sin duda efectivo para tener una primera toma de contacto con la capital francesa.

 

 

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Close