Ámsterdam, visita rápida antes de embarcar en un crucero.

 

Ámsterdam fue el puerto de inicio de nuestro crucero por Escandinavia y Rusia. En principio, salvo que hayas comprado los vuelos por libre, no tendrás planificado ninguna excursión o tiempo dedicado a visitar la ciudad. Si has comprado el viaje a través de una agencia probablemente te recomienden comprar el transfer al barco que ofrece la naviera y no te mencionen la posibilidad de visitarlo por libre.

 

Por suerte, mientras esperábamos el autobús que nos llevaría al barco, nosotros conocimos en el aeropuerto a un empleado de la naviera que nos explicó la ruta que podíamos realizar antes de subir al barco para al menos conocer parte de Ámsterdam.

 

Canal Amsterdam

 

A menos que te encuentres con un retraso en el vuelo de ida o algún otro inconveniente lo normal es que tengas un par de horas desde que realizas el check-in en el barco o antes de realizarlo para hacer la ruta por Ámsterdam.

 

Por supuesto, si tienes intención de hacerlo intenta agilizar lo máximo posible la llegada a la zona de espera donde se realiza el check-in del barco para intentar que te metan en el primer autobus que salga. Hay que tener en cuenta que los autobuses que fletan las compañías suelen salir cada hora más o menos.

 

El primer acceso al crucero no te llevará más de 20 minutos. La mayoría de los pasajeros realizan el check-in a través de la web para evitar colas en la llegada o bien lo realizan mientras esperan los tranfers de la compañía en el aeropuerto, por lo que si lo realizas con antelación tendrás más tiempo de realizar tu visita a Ámsterdam.

 

La terminal del puerto se encuentra a unos diez minutos caminando del casco antiguo de Ámsterdam. Al salir del barco coge el camino de la derecha hasta llegar a la estación de tren (se ve fácilmente).

 

Desde el cruce que hay justo antes de llegar a la estación solo tienes que caminar dejando a la derecha la estación y pasando por debajo del puente hasta llegar al otro lado del canal. Es fácil de encontrar ya que la mayoría de los turistas van hacia allí.

 

 

Amsterdam

 

Una vez en la zona no es necesario seguir mapas ni indicaciones, caminando entre las calles iréis encontrando los famosos canales rodeados de bicicletas, los coffee shops llenos de turistas y el conocido barrio rojo, entre otros.

 

 

Barrio Rojo Amsterdam

 

Por supuesto, Ámsterdam es una ciudad que requiere mucho más de dos horas para conocerla. Cuando llevas un rato paseando por ella, te das cuenta de que tiene lo mejor de muchas otras capitales europeas, a pesar de que no suela ser conocida por ellos. Si te gustan las ciudades llenas de canales como Veneccia o Brujas seguro que Amsterdam no te dejará indiferente.

Cosas que tenemos que ver en Ámsterdam

Torre A’dam

Torre Adam, Ámsterdam

Esta torre posee un mirador en su cima que proporciona una vista de 360º de la ciudad. Cuenta con el columpio más alto de Europa, donde te puedes balancear a 100 metros de altura en el borde de la torre, añadiendo adrenalina a la experiencia. Si deseas disfrutar de una comida, puedes hacerlo en cualquiera de sus dos restaurantes y bares; todos con hermosas vistas. El ingreso general cuesta 13,50 euros y el uso del columpio por 20 minutos 5 euros. Abre a partir de las 10 de la mañana.

Heineken Experience

Heineken Experience, Ámsterdam

Heineken es una de las cervezas más famosas y esta experiencia te permite conocer su historia y proceso de elaboración. Agarrando un barco desde la Torre A’dam, tendrás 2 horas para explorar el primer edificio de cervecería de Heineken, localizado en el centro de la ciudad. La entrada tiene un costo de 21 euros e incluye la visita guiada de 90 minutos junto con 2 cervezas. Puedes llevar a tus hijos, solo que ellos no podrán tomar alcohol, sino que se les dará una gaseosa o agua. Opera todos los días desde las 10:30 de la mañana.

El Mercado de las Flores

Mercado de Flores, Ámsterdam

Bajo el nombre Bloemenmarkt es como los locales conocen al famoso mercado flotante de flores de Ámsterdam. Aquí te encontrarás con un ambiente colorido e impregnado de distintos aromas; el sitio ideal para hallar todo tipo de flores frescas y semillas, al igual que recuerdos típicos para llevar a casa. Este mercado funciona desde hace más de siglo y medio, y por ser el único mercado de su tipo fue reconocido por la UNESCO. Si piensas sacar semillas fuera de Holanda, recuerda que deben tener un sello de aduana que lo autorice. Aunque abre todos los días, se recomienda no ir los domingos porque no todos los floristas asisten.

ARTIS – Zoológico de Ámsterdam

ARTIS Zoológico, Ámsterdam

El zoológico está en el centro de la ciudad y brinda la posibilidad de sumergirte en la naturaleza. Cuenta con una enorme variedad de animales, repartidos en las zonas del acuario, la sabana, la casa de aves, y más. Además, ofrece actividades adicionales interesantes, como pasear por el parque de noche para descubrir los cambios que ocurren, explorar el mundo microscópico, conocer más sobre el espacio, y escuchar música en vivo. La entrada general es de 24 euros. Abre todos los días de 9 a 5 de la tarde.

Museo Van Gogh

Museo Van Gogh, Ámsterdam

El museo dispone de la colección más grande de obras de Vincent van Gogh, uno de los pintores más reconocidos de Holanda a nivel mundial. El tiempo promedio que duran los visitantes recorriendo las instalaciones y contemplando las obras de arte es de 2 horas. Las entradas solo se venden en línea y para los adultos tienen un valor de 24 euros si desean una visita guiada con multimedia, o de 19 euros si es solo el acceso al museo; los menores de edad entran gratis. Sus puertas abren todos los días desde las 9 de la mañana. Ten presente que las fotografías y vídeos solo están permitidos en ciertas áreas, ya que está prohibido hacerlo en los espacios de exhibición.

Museo de la Casa de Ana Frank

Museo Ana Frank, Ámsterdam

Ana Frank, junto a su familia, fue una de las millones de personas judías que fueron perseguidas durante la Segunda Guerra Mundial por el régimen establecido por Hitler. Su familia y ella se escondieron por 2 años, hasta que alguien los delató y fueron separados y enviados a campos de concentración. Su historia se volvió famosa gracias al diario que Ana escribió relatando en primera persona lo que vivió en esos 2 años de tener que ocultarse. De esta manera, este edificio es uno de los más significativos de la historia de Holanda. En la visita podrás ver las condiciones en las que trataron de sobrevivir; y es difícil no conmoverse. Está abierto todos los días desde las 9 y la entrada para los adultos cuesta 10,50 euros.

 

El tiempo que pasamos recorriendo sus calles nos sirvió para descubrir una pequeña parte de lo que Ámsterdam puede ofrecer y para apuntarnos una ciudad más a la que volver en un futuro. Si vosotros tenéis ocasión de visitarla con calma y disponéis de varios días para estableceros por allí, os recomiendo que le echéis un vistazo a este artículo del blog de Lilián Viajera en el que nos cuenta su recorrido por algunos pueblos cercanos a Ámsterdam y que no tienen nada que envidiarle, es más, bien valen una visita solo para conocerlos.

 

 

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Booking.com

2 comentarios en “Ámsterdam, visita rápida antes de embarcar en un crucero.”

  1. Hola zonaviajero, fue un enorme placer compartir con ustedes el Crucero. Pasamos unos días increíbles, lleno de grandes momentos que no olvidaremos….un gran abrazo de unos Canarios que les aprecian muchísimo!!!

    Responder

Deja un comentario

Más en Crucero por Escandinavia y Rusia (Capitales Bálticas)
Crucero por Escandinavia y Rusia
Crucero por Escandinavia y Rusia: Preparativos

Por fin se acercan las vacaciones de verano y con ellas un nuevo viaje. Este año, después de muchas vueltas,...

Cerrar