7 consejos para viajar barato con niños. (Que sí, que se puede…)

Aunque suene raro, viajar barato con niños es posible. Viajar en familia es una de las mejores experiencias que se pueden vivir. Forjamos el carácter de nuestros pequeños, enseñandoles diversidad, cultura y nuevas experiencias, además de dejarles recuerdos para siempre.

Existen diversas formas y trucos para que viajar con niños no suponga un desembolso enorme de dinero y sea este el motivo que te frene a no querer seguir conociendo el mundo. En este artículo te vamos a explicar cómo viajar barato con niños.

 

Cómo viajar barato con niños

En primer lugar hay que ser realistas y saber que si se quiere ahorrar, bien sea con o sin niños, no podemos pretender quedarnos en hoteles de cinco estrellas, ni comer en restaurantes cinco tenedores. Pero partiendo de la base de que no buscamos viajes de lujo, existen diversos trucos para ahorrar viajando con niños.

 

Transporte

 

tren

 

Alternativas baratas al avión para viajar con niños

Viajar en tren

No siempre el avión tiene porque ser el medio de transporte más adecuado para viajar. Está claro que sí el más rápido, pero viajar en tren o en autobús puede convertirse en parte de la aventura. Los billetes suelen ser mucho más baratos que en avión. Existen tarifas familiares, nosotros cogemos la tarifa mesa cuando viajamos en ave (supone casi un ahorro del 60% al comprar 4 billetes.) Además si viajas de noche puedes dormir en ellos y ahorrar una noche de hotel, existen trenes cama y buses Vip con sillones muy confortables.

 

Viajar en Ferry

El ferry es otra buena opción. Hay destinos en los que podemos viajar en barco. Trayectos no muy largos. Para los niños viajar en barco es siempre algo que les gusta y hay tickets mucho más baratos en este medio de transporte. Los bebés hasta 24 meses no pagan y los niños entre los 2 y los 12 ó 14 años, depende de la compañía, tienen el 50% de descuento.

 

Viajar en coche

Dependiendo de la distancia solemos viajar en nuestro coche particular. Tienes la comodidad de ir a tu aire y parar donde quieras. Un consejo es repostar en gasolineras fuera de la autopistas, si te adentras en alguno de los pueblos cercanos la gasolina suele estar unos céntimos más barata.

 

Eso sí, viajes en el medio de transporte público que sea, siempre reserva los tickets con antelación. Conforme se acerque la fecha más caro estarán los billetes.

 

 

Comida

La comida es otro de los gastos que más se nota en el bolsillo. Cuando comes fuera de casa donde comen 2 no comen 3… y si la familia es numerosa mucho peor.

Pero si hay algo que siempre funciona es llevar planificado los menús. Aprovecha los momentos en los que estáis viajando, en el tren, bus, coche…para llevar la comida de casa. Prepara bolsitas para cada uno y piensa cuántas comidas necesitareis hacer hasta llegar al destino. Improvisar un picnic es algo que a los peques les encanta.

Una vez llegues al lugar de vacaciones compra en un supermercado local. Si queréis comer fuera, hacerlo como lo hace la gente local. No comáis en restaurantes de zonas turísticas, informaros de lugares dónde suelen comer la gente que vive ahí. Seguro ganarás en calidad y precio.

En nuestro caso solemos hacer un buen desayuno y siempre llevo tentempiés que sirven para matar el hambre: fruta, frutos secos, sandwich…realmente aprovechamos el día para hacer turismo y sólo a la hora de la cena nos sentamos a disfrutar de la comida del lugar. A los niños les gusta parar en cualquier sitio y descubrir que hay en la mochila de la comida.

 

 

Alojamiento

Parte de la partida del presupuesto va aquí. Alojarse no es barato y dependiendo de la ciudad que visitemos mucho menos. Pero afortunadamente existen alternativas para ahorrar un poco de dinero

 

Intercambio de casas: ¿Nunca te lo has planteado? Es la mejor forma de ahorrar en el alojamiento. Si no lo has hecho nunca puede parecer una locura, pero piensa que hay familias como la tuya que también necesitan unas vacaciones sin gastar una fortuna y que el lugar donde tu vives puede ser un destino perfecto. Si lo haces por  una web de confianza no habrá ningún problema ni con tu casa ni con lo que te vas a encontrar en tu destino. Por cierto, aquí ya os dimos un listado con las páginas para intercambiar casas más conocidas y fiables.

Alquiler de habitaciones en casas particulares: Puede ser una experiencia muy gratificante compartir experiencias con otra familia. Existe la posibilidad de alquilar habitaciones en casas particulares e incluso vivir realmente con personas autóctonas que te enseñaran parte de la cultura y los mejores lugares para visitar. De esta última practica ya os hablamos en este artículo sobre el couchsurfing

 

 

¡Una ayudita para que ahorréis!

Si preferís la opción de dormir en casas particulares uno de los mejores sitios para encontrarlas es Airbnb. Aquí tenéis un vale de 34 euros para la primera reserva si os registráis desde este enlace

 

 

Pero si eres de los que no te gusta arriesgar en este aspecto recomendamos alquilar apartamentos mejor que hoteles. Tienes más espacio y además podrás cocinar como en casa, con el ahorro que esto supone. Nosotros solemos hacerlo siempre desde este apartado de Booking que está especializado en apartamentos. Más que nada porque viajando con niños nos gusta reservar siempre con la opción de cancelación gratuita, y en Booking es de las plataformas en las que más hay con esta opción.

 

 

Las visitas y excursiones siempre planeadas

Hay muchos museos y monumentos que suelen tener un día de puertas abiertas en las que la entrada es gratis. Planifica las visitas, además de poder visitar algún museo gratuitamente, también hay pases que combinan varias atracciones por un precio inferior que si las compras individualmente.

Existen tour turísticos gratuitos que te explican cada rincón de la ciudad.Eso sí, suelen ser visitas guiadas a pie. Nosotros particularmente siempre nos gusta informarnos del día y la hora de estos tours. Es una muy buena forma de conocer la ciudad.

 

Cuando viajar barato con niños

Viaja en temporada baja. Todo es más barato fuera de los meses o semanas en los que todo el mundo se va de vacaciones. Como ya hemos dicho, reserva con antelación y si viajas en transporte público, hacerlo de lunes a jueves te saldrá mucho más barato.

 

 

maleta

 

 

Controla el equipaje

Haz la maleta a conciencia. Evita meter cosas que no te serviran de nada y coloca en la maleta solamente lo imprescindible, eso sí, piensa donde vas y qué vas a necesitar. Es decir, si vas a un lugar de calor pero que suele llover, mete un chubasquero, de lo contrario tendrás que comprarlo. Si vas a un lugar de frío pero vais a visitar una piscina termal, no olvides las chanclas ya que de lo contrario tendrás que comprar unas. Planificar te ahorrará sobrecostes innecesarios. 

 

Flexibilidad

Pero sobre todo se flexible. No solo ser flexible en fechas, también en destinos o formas de viajar. A veces no importa el lugar, el mundo en sí mismo ya es maravilloso, así que busca destinos que no estén tan de moda o en los que sea temporada baja cuando tu puedes viajar. Ahorrarás en todo lo que ya hemos mencionado, transporte, alojamiento, comida… siendo flexible.

 

[Total:1    Promedio:5/5]

Booking.com

Deja un comentario

Más en Viajar con niños
Qué ver en Londres con niños. ¡Planes divertidos para todos!

Londres es la capital de Inglaterra y una de las ciudades más turísticas del mundo. Y no es para menos,...

Cerrar